Querell, donde tu morbo y vicio se hacen realidad