العربية繁體中文EnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsРусскийEspañol

EL MORBAZO DE AQUELLA PAREJA

Basado en un hecho real

Mi relato sucedido no hace mucho. En ocasiones voy a Querell por su morbazo y el buen ambiente que trasmite el personal, la verdad que me hacen sentir en casa y aunque podría contar más de una historia y relatos, mucho de ellos muy morbosos, hoy quería quedarme con una historia que me paso no hace mucho, tras estar aburrió en casa y dando mil vueltas al grindr y al wapo, con conversaciones eternas y que no llegaban a nada, decidí prepararme e ir a Querell, era un domingo y estaba animado, la verdad buen rollo y desde el principio ya empecé a saludar a algunos conocidos de Querell, me tome un par de cañas y ya me había perdido con un tío de unos 30 y tantos muy morbo, pero la historia comienza cuando en el pasillo vi a una pareja, ya rozando los 40 muy morboso los dos, los había visto otras veces, pero nunca sentí que se fijaran en mi, esa tarde todo cambiaria… tras ese cruce en el pasillo de Querell, no mostré mucho interés ya que como en otras ocasiones pensé que pasarían de mi. Baje al bar y me senté a tomarme otra caña, vi como la pareja bajaba la escalera dirección hacia el bar, como dije tendrán ya casi los 40, altos, buen cuerpo y muy bien armados, sobre todo uno que tiene una polla enorme, no he contado que era desnudo el código del día, así que con un vistazo ya lo veías todo… y si lo que veía prometía o no y esto prometía. Cuando llegaron a el bar se sentaron cerca de donde estaba, pasaron unos minutos e intente cruzar mi mirada con las suyas, con poca suerte. Ya pensaba que de nuevo con ellos no pasaría nada, me levante del taburete y de nuevo me dirigía hacia la plata de arriba, cuando al pasar a la altura de estos chicos, uno de ellos alargo su brazo y acaricio mi pierna y mi culo… gire mi cabeza hacia aquel gesto, allí se cruzaron nuestras miradas, una pequeña son risa y un gesto de complicidad. Yo me quede algo bloqueado y subí hacia arriba, ya arrepintiéndome desde el primer paso, he sido tonto, podría haberme quedado, era cosas que me decía mentalmente, pero mi pensamiento duro poco, mire hacia atrás y eran ellos lo que ahora subían la escalera, venían a por mí, ese morbo de ver esos dos tíos que venían a mi búsqueda me puso a mil, cruce mi mirada con ellos y con un gesto con mi cabeza los guie a una de las salas. Buscaba la cama de la habitación de la cárcel, entre en la habitación y tras de mí, venían los dos tíos que desde hace tiempo quería haber follado con ellos, pero que nuca me habían prestado atención, cuando entro el segundo giro el brazo y cerró la puerta de la cárcel tras el… en aquella habitación con aquellos dos tíos, me acerque a uno de ellos, el que me todo en el bar y empecé a besarle, su boca pedía más besos y empecé a jugar con sus labios, cuando sentí la mano del segundo acariciándome la espalda, las piernas y el culo, en este se paro y empezó a acariciarlo como preparándolo para lo que me venía encima, en ese momento y rodeado de esos dos tíos, decidí controlar la situación y le pedí al que tenia de frente que se sentara en aquella cama, lo hizo y baje de sus labios hasta su polla, mi postura mamando aquella polla dejaba al de detrás mi culo al descubierto y aprovecho esa oportunidad, oí el sonido de cómo se colocaba el preservativo y mi mente, mi cuerpo, se preparo para lo que venía y digo se prepararon porque no era nada pequeño, (no sabría decir exacto cuanto media aquel pollon pero quizás unos 22cm y sobre todo muy gruesa) sentí como empezó a follarme, no sin sentir como me atravesaba un escalofrió que recorrió todo mi cuerpo, aquel pollon hacia que mi cuerpo se arqueara y por momento pidiera que parase, pero sentir ese momento, el momento que tantas veces avía imaginado y que ahora se hacía realidad, hizo que me dejase llevar y disfrutara mi boca con una polla y mi culo con aquel sable, tras varios minutos en esa postura, decir jugar con aquella pareja y me puse derecho para pedirle al que estaba sentado que se tumbara en la cama, me subí encima de él y tras ponerle el preservativo, me senté sobre su polla, gire mi cabeza y le pedí al otro tío que ahora la metiese él, me tumbe hacia adelante, dejando mi culo expuesto y así fue como aquel sable y la polla de su chico me follaron, los dos dentro de mí, el morbazo hizo que mi piel se erizara y solo quería seguir disfrutando de aquel momento de aquella situación, tres cuerpos unidos, mientras sus pollas se rozaban dentro de mi culo. Así estuvimos un tiempo largo, hasta que mis piernas empezaron a quedarse dormidas… el resto de la historia la contare quizás en otro relato o quedara en mis recuerdos de las folladas que he tenido en Querell

Tras esa experiencia, sigo visitando Querell y esperando encontrarme de nuevo esa pareja. Sé que ellos quedaron marcados por esa experiencia como me quede yo…

Pocos lugares, por no decir ninguno me dan el morbo que da Querell, voy menos de lo que puedo, pero ese lugar tiene magia!!!